Salud

Murcia intensifica la prevención de Anisakis con una campaña informativa en las pescaderías

07-XI-07. La campaña 'Come pescado con seguridad' va dirigida principalmente a los distribuidores de pescado de toda la Comunidad

El director general de Salud Pública de la Consejería de Sanidad, Francisco García Ruiz, junto al jefe de servicio de Seguridad Alimentaria y Zoonosis, Blas Marsilla, y al presidente de la Asociación de Minoristas de Pescado Fresco de la Región de Murcia, Joaquín Carrasco, ha presentado la campaña de prevención realizada por Sanidad ‘Come pescado con seguridad’ para prevenir el Anisakis. La campaña va dirigida principalmente al sector distribuidor de pescado de toda la Región y tiene como objetivo informar sobre qué es el Anisakis y cómo evitar una infección. Las medidas preventivas son esenciales para controlar el parásito, por lo que debe incidirse en el control de esta enfermedad desde un estricto control sanitario, tanto durante las etapas de producción como de elaboración.

La enfermedad es fácilmente evitable con unas sencillas y apropiadas medidas preventivas llevadas a cabo por los pescaderos y también por los consumidores. El primer consejo para evitar el Anisakis es adquirir el pescado ya sin tripas, y si no, quitarlas inmediatamente. Las larvas de Anisakis son sensibles al calor. Con temperaturas de cocción de 60 grados durante diez minutos se elimina cualquier larva del parásito. Una vez congelado el pescado también se eliminan las larvas de Anisakis, por lo que también es seguro el consumo una vez descongelado. En cuanto a especies, el parásito ha sido hallado en la gran mayoría de géneros de pescado y en todos los mares del planeta.

La tasa de parasitación del pescado, las especies parasitadas y la localización de las larvas es muy variable, y por ello es difícil generalizar acerca de estos datos. En un estudio realizado en España con muestras procedentes de 20 especies se encontró una parasitación media del 23% de los ejemplares, con porcentajes de parasitación bastante elevados para algunos de ellos. En la Región, los últimos datos de los que disponemos reflejan una parasitación del 10%.

Anisakiasis en el hombre

Han sido descritos cientos de casos en todo el mundo de anisakiasis, registrándose en cualquier país donde la población en general, o determinadas minorías étnicas, consumen tradicionalmente pescado crudo o inadecuadamente cocinado. En los últimos años se ha observado un incremento de la prevalencia de éste proceso debido, según algunos autores, a los avances realizados en los métodos de diagnóstico. No obstante, es posible también que el hecho esté relacionado con las variaciones en los gustos gastronómicos. En este sentido, se ha llamado la atención sobre el riesgo que supone el consumo de pescados crudos (sushi, sashimi, ceviche). Cuando el hombre ingiere pescado parasitado insuficientemente tratado por calor, las larvas pueden penetrar en la mucosa de su tracto digestivo causando lesiones que dan lugar a la aparición de síntomas. La infestación se produce principalmente en el estómago y, con menor frecuencia, en el intestino.

El periodo de incubación de la anisakiasis varía de horas a días tras la ingestión del pescado parasitado y los síntomas se caracterizan por dolor abdominal agudo, náuseas, vómitos, fiebre y diarrea. En ocasiones, estos cuadros no se diagnostican correctamente y los síntomas pueden mantenerse, con mayor o menor intensidad, durante largos periodos de tiempo (más de un año). Las larvas pueden localizarse además, en otras zonas del intestino delgado, en el ciego y el apéndice cecal, en el colon y en el recto. También, pueden existir localizaciones extraintestinales. El tratamiento de la anisakiasis consiste en la extracción de la larva cuando se detecta en los exámenes gastroscópicos. En España se han denunciado, en los últimos 8 años, 60 casos de anisakiasis, todos ellos confirmados por el hallazgo de la larva o restos de ella en las lesiones.



Lo más destacado

Consejos. La enfermedad es fácilmente evitable con unas sencillas y apropiadas medidas preventivas llevadas a cabo por los pescaderos y también por los consumidores. El primer consejo para evitar el Anisakis es adquirir el pescado ya sin tripas, y si no, quitarlas inmediatamente. Las larvas de Anisakis son sensibles al calor. Con temperaturas de cocción de 60 grados durante diez minutos se elimina cualquier larva del parásito. Una vez congelado el pescado también se eliminan las larvas de Anisakis, por lo que también es seguro el consumo una vez descongelado. En cuanto a especies, el parásito ha sido hallado en la gran mayoría de géneros de pescado y en todos los mares del planeta.