Salud

Programa de educación nutricional dirigido a pacientes adultos con exceso de peso

02-II-2010. Los pacientes pueden asistir a talleres impartidos por un facultativo especialista en nutrición y una dietista diplomada

El Servicio de Endocrinología del Hospital Infanta Leonor de Madrid ha puesto en marcha un programa de educación nutricional dirigido a pacientes adultos con exceso de peso, especialmente a aquéllos que sufren el Síndrome de Apnea-Hipopnea del Sueño), según informó el Gobierno regional.

A lo largo de un año y con una frecuencia mensual, los pacientes pueden asistir a talleres impartidos por un facultativo especialista en nutrición y una dietista diplomada donde, de forma sencilla, reciben información sobre la obesidad y sus consecuencias para la salud. Además, aprenden pautas de alimentación sana y de incremento de la actividad física, según informa la agencia de noticias Europa Press.

Desde que el proyecto empezó a funcionar en marzo de 2009, más de 50 pacientes han asistido a los talleres, incorporándose cada mes una media de ocho personas. En cuanto a su perfil, la edad media de los asistentes se sitúa entre los 40 y los 65 años, y hay más mujeres que hombres que, en su mayoría, padecen obesidad.

Nociones de nutrición

En los talleres mensuales organizados en el Hospital, los pacientes aprenden nociones básicas de alimentación y nutrición. Especialmente, se trabajan con ellos aspectos prácticos como la confección de sus propios menús, la interpretación del etiquetado de los alimentos, y cómo resolver situaciones conflictivas frecuentes en el proceso de adelgazamiento, como las comidas fuera de casa o la asistencia a fiestas y celebraciones.

Otro de los objetivos de esta actividad es reducir las conductas sedentarias e incrementar gradualmente la actividad física en la vida cotidiana. En resumen, se trata de lograr un cambio en los hábitos de vida del paciente, lo que, al repercutir en el entorno doméstico y social, consigue secundariamente un efecto de prevención de la obesidad, especialmente en el núcleo familiar y las nuevas generaciones.


Información

Los pacientes aprenden nociones básicas de alimentación y nutrición.

Se reducen las conductas sedentarias e incrementar gradualmente la actividad física en la vida cotidiana.

Se trata de lograr un cambio en los hábitos de vida del paciente, lo que, al repercutir en el entorno doméstico y social, consigue secundariamente un efecto de prevención de la obesidad.