Salud

Una hormona de la grasa influye en nuestra motivación para comer

07-VIII-09. Es el resultado de un estudio realizado en la Universidad de Michigan, en Estados Unidos

Un estudio publicado en Cell Metabolism ayuda a explicar como la leptina, una hormona producida por el tejido graso, influye en la motivación para comer.

Los investigadores han descrito, por primera vez, un nuevo grupo de neuronas sensibles a la leptina en el hipotálamo lateral del cerebro (LHA en sus siglas en inglés). Estas neuronas del LHA se alimentan directamente del sistema dopamínico mesolímbico situado en el área tegmental ventral del cerebro (VTA en sus siglas en inglés), que controla las propiedades gratificantes que le asignamos a las cosas. "Las neuronas dopaminérgicas del VTA representan el lugar de acción de las drogas y controlan la motivación para comer, para el sexo o para los coches de lujo" explica Martin Myers, de la Universidad de Michigan, Ann Arbor (Estados Unidos).

El estudio, por lo tanto, añade al conocimiento que la leptina no despierta o quita el apetito controlando simplemente el nivel de saciedad. "La mayoría de los estudios sobre leptina se han centrado en un importante circuito en el núcleo arcuate" y las neuronas sensibles a la leptina que allí se encuentran, dijo Myers. Se trata del área del hipotalamo que controla la saciedad. "Se ha asumido que la acción de la leptina en el núcleo arcuate es la responsable de la mayoría de los efectos de dicha hormona en el apetito". Pero en realidad, las neuronas expuestas a los receptores de leptina existen también en muchas otras partes del cerebro.

Efectos directos

Estudios anteriores revelaron el papel de la acción de la leptina en el VTA y su influencia en la dopamina. Los nuevos hallazgos muestran que la leptina también tiene efectos directos en el LHA, que se traducen en una mayor influencia en el sistema dopamínico del VTA. El nuevo estudio muestra que la leptina inyectada en el LHA de las ratas hace que los animales coman menos y pierdan peso. La acción de la leptina en el LHA aumenta también el contenido de dopamina en el cerebro y otro tipo de deficiencia de leptina en los animales.

Mientras, en general, liberar más dopamina tiende a asociarse con el deseo de comida u otras cosas, Myers dijo que sospecha que el aumento de dopamina apaga la tentación de comer, haciendo más fácil resistirse a ella. Según los autores, todavía no está claro cómo las neuronas sensibles a la dopamina del LHA y VTA trabajan conjuntamente para controlar la dopamina y con ella nuestras motivaciones. Los nuevos hallazgos destacan la relación de las neuronas LHA con la acción anoréxica de la leptina y el sistema dopamínico mesolímbico, concluyen. "Estos hallazgos revelan los importantes mecanismos que subyacen en la regulación del sistema dopamínico mesolímbico. En el futuro, podría ser crucial abordar la potencial desregulación de estas neuronas en casos de obesidad".


Datos de interés:

Los investigadores han descrito, por primera vez, un nuevo grupo de neuronas sensibles a la leptina en el hipotálamo lateral del cerebro