Salud

El Hospital Virgen del Camino de Navarra obtiene el primer premio de Endocrinología Pediátrica

12-VIII-09. El hipotiroidismo congénito es un grave problema que puede afectar a los niños y niñas al nacer

Un equipo de investigadores liderados por profesionales del Hospital Virgen del Camino de Navarra ha obtenido recientemente el primer premio a la investigación en Endocrinología Pediátrica, otorgado por la Sociedad Española de esta especialidad (SEEP).

El trabajo, bajo el título “Fenotipo, genotipo y evolución de las hipertirotropinemias neonatales” se basa en el llamado hipotiroidismo subclínico o hipertirotropinemia neonatal transitoria, según informan en nota de prensa.

El llamado hipotiroidismo congénito es un grave problema que puede afectar a los niños y niñas al nacer, ocasionando importantes retrasos y problemas en el desarrollo. Para detectarlo, aseguran los expertos, existe un programa de implantación mundial que consiste en extraer sangre del talón del pie y analizarla en el laboratorio en las primeras 48 horas de vida.

Extraer sangre del talón del pie

Si la prueba arroja valores superiores a 10 mU/ml de una hormona llamada TSH, puede ser un caso de hipotiroidismo, por lo que se procede a la confirmación diagnóstica, estableciendo en algunos casos el diagnóstico de normalidad (debido a un falso positivo) o de hipotiroidismo congénito. Este problema afecta, aproximadamente, a uno de cada 3.200 recién nacidos. Si se está ante un caso de hipotiroidismo congénito, se avisa a los padres y madres para tratar inmediatamente al neonato hormonalmente, lo que evita problemas en el desarrollo.

El grupo de investigadores del Hospital Virgen del Camino, en colaboración con el Erasmus Medical Center de Rotterdam (Holanda), estudió a todos los niños y niñas nacidos entre los años 2000 y 2006 en el centro hospitalario que fueron tratados con este programa de cribado, un total de 42.321. De esa cifra, 13 resultaron tener hipotiroidismo congénito, pero otros 72 arrojaron un valor en el primer análisis de sangre de talón superior a 10 y en la confirmación diagnóstica oscilaban entre 5 y 10. En vez de ser dados de alta, fueron seguidos e investigados por el equipo médico. El resultado fue que de esos 72 niños y niñas, 28 precisaron finalmente tratamiento con dosis bajas de hormonas y 23 fueron pudieron ser estudiados genéticamente, confirmando que tenían alteraciones en los genes.

Es decir, son niños y niñas que teóricamente se encontraban en los límites normales pero que gracias al seguimiento del equipo médico y el tratamiento precoz pudieron evitar problemas debido al hipotiroidismo que padecían (de forma más leve). Se trata entonces de datos pioneros a nivel mundial que pueden resultar de interés para el perfeccionamiento del programa de cribado en recién nacidos.

El trabajo será presentado en el mes de septiembre en el congreso mundial de Endocrinología Pediátrica que se celebrará en Nueva York y está firmado por las doctoras Mirentxu Oyarzábal, Sara Berrade y María Jesús Chueca, de la Unidad de Endocrinología Pediátrica del Hospital Virgen del Camino; la doctora Adriana Rivero, del Servicio de Bioquímica y despistaje neonatal del Hipotiroidismo Congénito del Hospital de Navarra y el doctor Azcona, de la Clínica Universitaria de Navarra. Además, también firman el trabajo los doctores Ventura, Kaptein, Visser y Moreno, del departamento de Medicina Interna del Erasmus Medical Center de Rotterdam (Holanda).


Lo más destacado

Es un programa de implantación mundial que consiste en extraer sangre del talón del pie y analizarla en el laboratorio en las primeras 48 horas de vida.

Si la prueba arroja valores superiores a 10 mU/ml de una hormona llamada TSH, puede ser un caso de hipotiroidismo.