Salud

La mitad de los enfermos renales en estado avanzado sufre anemia

23-IV-07. Tratar la anemia en estos pacientes ralentiza el curso de la enfermedad, ya que ayuda a mantener unos buenos niveles de hemoglobina

Ramón Romero, jefe del servicio de Nefrología del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona), afirma que uno de cada dos pacientes con enfermedad renal crónica en fase avanzada sufre anemia. Según este experto, se trata de un hecho que "gran parte de la sociedad desconoce".

En el marco de la celebración del III Seminario Nefrológico, en Barcelona, Romero remarcó que la aparición de anemia en fases avanzadas es algo "poco conocido", aunque la anemia provoca cansancio, ahogos, una pérdida de la calidad de vida en general y un riesgo cardiovascular añadido. Tratar la anemia en estos enfermos ralentiza el curso de la enfermedad, ya que ayuda a mantener unos buenos niveles de hemoglobina en estos pacientes, según el experto, que destacó la presencia de "novedades terapéuticas" en este área que van a ser objeto de debate esta tarde en Barcelona

El presidente de la Sociedad Catalana de Nefrología y jefe de Sección del Servicio de Nefrología del Hospital de Bellvitge, de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), Albert Martínez Castelao, explicó que "el porcentaje de personas con enfermedad renal crónica que además tiene anemia varía en función de lo avanzada que esté la enfermedad".

Se estima que en torno al 50 por ciento de los pacientes que están entre las fases III y IV tienen los niveles de hemoglobina bajos, y prácticamente el 100% de los que están en el umbral de la diálisis --estadío V-- desarrollan también este trastorno, según Martínez. El experto explicó que "la primera medida terapéutica al detectar anemia suele ser la administración de hierro, pero en el caso de los pacientes con anemia asociada al mal funcionamiento del riñón no suele ser suficiente".



Lo más destacado

Anemia en enfermos renales. Se estima que en torno al 50 por ciento de los pacientes que están entre las fases III y IV tienen los niveles de hemoglobina bajos, y prácticamente el 100% de los que están en el umbral de la diálisis desarrollan también este trastorno, según Martínez.