Salud

Un científico español identifica un gen que protege de la obesidad a quien lo tiene con independencia de su dieta

19-IV-07. Este hallazgo también pone de manifiesto que una dieta con un alto contenido en grasas no siempre está asociada con la obesidad.

Científicos de la Universidad estadounidense de Tufos han localizado un gen que protege de la obesidad con independencia de la grasa que contenga la dieta de las personas que lo portan. Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado un equipo de investigadores coordinados por el director del Laboratorio de Genómica y Nutrición del centro de Tufos. Estos científicos han descubierto que una de las variantes del gen de la apolipoproteina A5 (ApoA5), cuya misión es metabolizar la grasa del organismo, protege de la obesidad a las personas que lo tienen.

Concretamente, el trabajo detectó que en las personas con el gen poliformismo nucleótido único -1131T>C de la ApoA5 no existía relación entre la ingesta de grasa y su índice de masa corporal (IMC). Por contra, en el resto de los participantes del estudio mayor consumo de grasa suponía un IMC más alto. Esta relación se mantenía con independencia de la edad, el sexo, actividad física y cantidad de calorías ingeridas.

"Esto representa un avance más en el campo de la nutrigenómica, la ciencia que nos permitirá en un futuro relativamente cercano hacer recomendaciones nutricionales más individualizadas basadas en la información genética de cada individuo, lo que incrementará la eficacia en la prevención o disminución del riesgo de determinadas enfermedades", sostiene el profesor Ordovás.

Grasas y obesidad

Por otro lado, este reconocido especialista en Nutrigenómica añade que este hallazgo también pone de manifiesto que una dieta con un alto contenido en grasas no siempre está asociada con la obesidad, especialmente cuando existe en la misma grasas monoinsaturadas, como ocurre en la dieta mediterránea. En este sentido, los resultados del estudio subrayan que aquellas personas que como mínimo consumían un 11% de las calorías procedentes de este tipo de grasas, presentaron un menor riesgo de obesidad.

A pesar de estos beneficios, el profesor Ordovás apunta que la otra cara de la moneda de este descubrimiento es que las personas que poseen esta variante genética no pierden peso cuando modifican su alimentación.



Lo más destacado

El hallazgo. Los científicos han descubierto que una de las variantes del gen de la apolipoproteina A5 (ApoA5), cuya misión es metabolizar la grasa del organismo, protege de la obesidad a las personas que lo tienen.

Inconvenientes. A pesar de estos beneficios, el profesor Ordovás apunta que la otra cara de la moneda de este descubrimiento es que las personas que poseen esta variante genética no pierden peso cuando modifican su alimentación.