Salud

La tasa de desempleo entre personas con VIH es del 53,7%

14-V-09. La mayoría de los afectados quieren volver a trabajar, pero reconocen que no se da suficiente información sobre la enfermedad a la sociedad

Los prejuicios y la discriminación percibida son las principales barreras de las personas con VIH para incorporarse al trabajo y para el desarrollo de una actividad laboral normalizada, según un estudio de Fundación para la Investigación y la Prevención del Sida en España (FIPSE).

El estudio sobre la identificación de las necesidades laborales y la actitud empresarial, lo ha presentado la subsecretaria del Ministerio de Sanidad y Política Social, Consuelo Sánchez Naranjo, presidenta del patronato de la Fundación para la Investigación y la Prevención del Sida en España (FIPSE). Sánchez Naranjo ha estado acompañada por Santiago Pérez Avilés, presidente de CESIDA, y María José Fuster, una de las autoras y editoras del trabajo.

Importante tasa de desempleo

Según el estudio, la alta tasa de desempleo (53,7%) existente y sus consecuencias en términos de disminución de la calidad de vida y del bienestar psicosocial. De hecho, más de la mitad de estas personas desean volver a trabajar y ven en ello una fuente de mejora de su calidad de vida. Otras barreras importantes son las relacionadas con las cuestiones de salud y de capacitación personal y profesional.

Asimismo, la información existente sobre el VIH y el sida en el contexto laboral es claramente insuficiente. Apuntan que hay que reducir los miedos relacionados con la transmisión casual del virus y las creencias erróneas sobre la falta de productividad de estas personas. Un dato significativo a este respecto es que más del 70% de las personas que han participado en el estudio confiesa su temor a la discriminación en el trabajo por su situación serológica y declara no haber dicho nada en este sentido.


A destacar

La alta tasa de desempleo entre personas con VIH es de 53%.

Los prejuicios y la discriminación percibida son las principales barreras de las personas con VIH para incorporarse al trabajo y para el desarrollo de una actividad laboral normalizada, según un estudio de Fundación para la Investigación y la Prevención del Sida en España (FIPSE).