Salud

El Hospital Infanta Leonor de Vallecas lidera una investigación sobre alergia a medicamentos

21-VII-09. La mayoría de las alergias se producen en analgésicos y antiinflamatorios

El Hospital Infanta Leonor del distrito madrileño de Vallecas lidera una investigación nacional sobre hipersensibilidad o alergia a analgésicos y antiinflamatorios, fármacos usados para tratar el dolor y la inflamación.

El estudio, en el que participarán más de 3.000 pacientes, trata de identificar marcadores genéticos en sangre. El proyecto está financiado con una beca del Fondo de Investigaciones Sanitarias (FIS) del Instituto de Salud Carlos III.

Según informa el Departamento de Salud de la Comunidad de Madrid, "el objeto de la investigación es estudiar genéticamente las diferencias entre aquellos enfermos que tienen alergia a los analgésicos con manifestación sólo cutánea (urticaria, angioedema) y los que tienen una reacción clínica respiratoria (como asma, rinitis o polyposis nasal)".

Fármacos con más reacciones

El aumento en el consumo de este grupo de medicamentos ha traído consigo un mayor número de efectos adversos, hasta el punto de que actualmente son los fármacos que más reacciones alérgicas producen, muy por delante de las penicilinas.

El caso más común de paciente objeto de esta investigación sería uno que ha sufrido urticaria y angioedema en varias ocasiones y siempre coincidiendo con la ingesta de distintos analgésicos (por ejemplo, ibuprofeno, ácido acetilsalicílico, pirazolona).

Personas de edad media

La doctora Gabriela Canto, investigadora principal del proyecto, explica que "la alergia a fármacos en general es más frecuente en personas de edad media y, por sexos, en mujeres, en una proporción de 60 a 40".

Según sus datos, el 17% de los pacientes atendidos en alergología del Infanta Leonor presenta reacciones alérgicas a fármacos y el 60% de este último grupo refiere intolerancia a analgésicos, siendo mayoritarias las manifestaciones clínicas sólo cutáneas (80%) frente a las respiratorias (inferiores al 20%).

La mayoría de estudios realizados hasta la fecha se han centrado sólo en las manifestaciones respiratorias. Para diagnosticar las reacciones adversas, los alergólogos se basan en la historia clínica del paciente y en la administración controlada de los fármacos sospechosos.


Lo más destacable

El proyecto está financiado con una beca del Fondo de Investigaciones Sanitarias (FIS) del Instituto de Salud Carlos III.

Se estudia genéticamente las diferencias entre aquellos enfermos que tienen alergia a los analgésicos con manifestación sólo cutánea y los que tienen una reacción clínica respiratoria