Salud

Espirometría, la manera de medir el aire que entra y sale del pulmón

Es una de las pruebas que los expertos utilizan para diagnosticar y valorar el grado de afectación de la enfermedad pulmonar.

Las pruebas funcionales respiratorias (la espirometría) son estudios que combinadas con otras pruebas se utilizan para diagnosticar y valorar el grado de afectación de la enfermedad pulmonar, según informa la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica. Existen otras pruebas respiratorias, pero todas ellas son muy parecidas a la espirometría y no siempre es necesario efectuarlas.

La espirometría es la más antigua de las maniobras exploratorias de la función respiratoria. Con ella se registra y mide la cantidad de aire que entra y sale del pulmón, de forma lenta (Capacidad Vital) o forzada (Capacidad Vital Forzada). Es una exploración relativamente fácil de realizar que requiere de su máxima colaboración. Su realización necesita de un esfuerzo máximo por parte del paciente.

La técnica

Tras inspirar profundamente el paciente deberá soplar de golpe, con toda la fuerza que pueda y prolongar ese esfuerzo hasta que no le quede más aire en sus pulmones, cuando le indiquen, cogerá de nuevo todo el aire que pueda. Para su correcta valoración como mínimo deben ser realizados tres determinaciones, con variaciones mínimas entre ellas.

Los datos que se obtienen son comparados con valores de personas sanas de su mismo sexo, edad, peso, y talla (valores teóricos). Se utilizan pinzas nasales para forzar la respiración por la boca. Siempre debe realizarse sentado y en posición erguida, no debe comprimir el abdomen ni llevar ropa que le comprima (fajas). Si es necesario utilizar algún tipo de faja o arnés debe comunicarlo a la persona que le realice la técnica.

Antes de la prueba

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica ofrece una serie de consejos a los pacientes que acudan a realizarse una prueba de espirometría:

  • No es necesario acudir en ayunas, puede tomar un desayuno ligero salvo que le indiquen lo contrario.
  • Es conveniente que se lave los dientes o que se enjuague la boca.
  • No debe tomar la medicación broncodilatadora (inhaladores) desde la noche del día anterior, salvo que acuda a realizar pruebas que si se lo permitan, esto se lo indicaran adecuadamente. Puede tomar el resto de sus medicamentos.
  • Deberá llevar ropa cómoda y que no le comprima ni el tórax ni el abdomen.
  • En caso de intervención quirúrgica reciente o de enfermedades no respiratorias (cardiacas, perforación de tímpano, glaucoma, etc.), deberá comentarlas al técnico que le realice la prueba.
  • No puede fumar como mínimo desde seis horas antes de realizarse el estudio.
  • La espirometría no duele, cuesta a veces de realizar correctamente, pero NO duele.


  • De interés

    Recuerde. Para someterse a una espirometría siempre debe realizarse sentado y en posición erguida, no debe comprimir el abdomen ni llevar ropa que le comprima (fajas). Si es necesario utilizar algún tipo de faja o arnés debe comunicarlo a la persona que le realice la técnica.