Salud

Descubren un mecanismo molecular implicado en el desarrollo de enfermedades autoinmunes

05-VIII-09. Los resultados de los investigadores abren la puerta a nuevos tratamientos para este tipo de enfermedades, como el lupus

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de las universidades de Las Palmas de Gran Canaria y de California (EEUU), han descubierto un mecanismo molecular implicado en el desarrollo de enfermedades autoinmunes como el lupus. Según se explica en nota de prensa, se trata de los receptores LXR (Liver X Receptors), que regulan la retirada de los restos de células muertas por apoptosis, un proceso que, cuando falla, provoca la inflamación de los tejidos circundantes y la respuesta inmune del organismo.

Antonio Castrillo, investigador del CSIC en el Instituto de Investigaciones Biomédicas y director de la investigación, explica que “la investigación en ratones ha demostrado que, en ausencia de estos receptores, el proceso de retirada de células muertas se encuentra seriamente comprometido”. Según este estudio, estos receptores, proteínas residentes en el núcleo celular y conocidas hasta el momento por su papel en el metabolismo del colesterol, regulan la expresión de un gen importante implicado en la retirada de los restos celulares.

Los científicos explican que los ratones carentes de LXR presentaban restos celulares muertos depositados en múltiples tejidos. Además, desarrollaron un síndrome inflamatorio crónico cuyos síntomas eran similares a los del lupus eritematoso sistémico, una enfermedad humana autoinmune que provoca inflamación crónica de los tejidos y que, en un 90% de los casos, afecta a mujeres. “Aunque las causas del lupus no se conocen y seguramente sean múltiples, existen evidencias que demuestran que estos pacientes presentan restos celulares muertos en sangre y tejidos, de modo similar a los observados en estos ratones”, explica Castrillo.

Asimismo, los investigadores observaron que al administrar a estos ratones un compuesto que activaba los receptores LXR disminuía la incidencia y severidad del trastorno inmune, además de corregir la presencia de células muertas en los tejidos.

“Este hallazgo abre la puerta al uso de los receptores LXR como posible diana terapéutica en el tratamiento de múltiples enfermedades autoinmunes, no sólo el lupus”, prevé Castrillo.