Salud

Hospitales españoles participan en el ensayo de dos fármacos contra la hepatitis C

15-IV-09. Estos tratamientos podrían curar hasta a siete de cada diez enfermos de la variante más común

Los hospitales Carlos III, Princesa y Puerta de Hierro, de Madrid, junto con otros centros de España, el Clínico, Valle Hebrón y Pau de Barcelona, y la Clínica Quirón de Valencia y Valme de Servilla, participan en los ensayos clínicos de dos nuevos fármacos para el tratamiento de la hepatitis C crónica, según informa la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid en una nota de prensa.

El Servicio de Aparato Digestivo lleva a cabo estos ensayos que pondrían a disposición del paciente unos tratamientos intensivos de seis meses que, combinados con otros fármacos, aumentan las posibilidades de erradicar la infección.

La curación podría alcanzar el 70% de los casos del genotipo 1 de la infección por virus de la hepatitis C, el más común en España y que afecta al 60-70% de los pacientes. Hasta el momento, los tratamientos para los enfermos de hepatitis C de este tipo alcanzaban una tasa de curación del 40 al 50%. Con estos nuevos fármacos, que se comercializarán el próximo año, se ampliaría entre un 20 y un 30% más la cuota de éxito.

Los nuevos medicamentos se han desarrollado siguiendo el modelo de la terapia combinada empleada en los tratamientos de la infección por VIH. El problema que se plantea en el uso de estos antivirales frente a la hepatitis C es la rápida aparición de resistencias que desarrolla el virus a estos medicamentos, por lo que deben combinarse con las terapias existentes, basadas en el tratamiento con interferón y ribabirina. Frente al virus de la hepatitis C, el Hospital Carlos III realiza un estudio y seguimiento de la cantidad de partículas del virus que circulan en sangre, al comienzo del tratamiento, en la semana cuatro y en la 12. Según este parámetro se establece la duración del tratamiento.


De interés

Tratamientos individualizados. Con la individualización de los tratamientos para estos pacientes también se consigue minimizar los efectos adversos de los fármacos y ahorrar costes. Además, con los estudio de cinética viral se sabe si el paciente va a responder a un determinado medicamento, la dosificación de los fármacos y la adherencia a los tratamientos.