Salud

Dismorfofobia, el síndrome de obsesión por la belleza

19-II-09. En la sociedad actual está desencadenando una gran cantidad de trastornos

La dismorfofobia es la obsesión por estar guapo siempre, una tendencia cada vez más habitual entre la sociedad actual por los cánones de belleza perfecta que se imponen. Este síndrome desemboca en trastornos conocidos como la anorexia o la bulimia. El rechazo a la imagen personal y la preocupación excesiva por los propios defectos físicos provoca a nivel emocional un fuerte malestar emocional y un deterioro de las relaciones personales.

Nuevas obsesiones

La obsesión por la belleza se está generando nuevas alteraciones como la tanorexia que es el deseo obsesivo de tener la piel bronceada. Hay personas que sufren la dunkorexia, empiezan por una dieta porque quieren adelgazar pero no dejar de beber alcohol y al final dejan de comer para compensar las calorías ingeridas. La vigorexia es otra tendencia extrema a hacer mucho ejercicio físico.

Las personas que suelen sufrir estos problemas tienen un perfil psicológico determinado. Suelen ser por ser tímidas, ansiosas, perfeccionistas y tímidas. También su sensibilidad al rechazo es mayor, pudiendo llegar a sufrir depresión. Para afrontar esta situación, la guía profesional es fundamental ya que puede ayudar a promover la filosofía de la aceptación de las propias virtudes y debilidades físicas y psíquicas.


De Interés...

La dismorfofobia es un trastorno que se da sobre todo en adolescentes de ambos sexos asociado a los cambios propios de la pubertad.

La persona que sufre este problema siente angustia porque ve desagradable o feo su cuerpo o alguna parte de él.

Presenta una tendencia obsesiva por tratar temas relativos al atractivo personal.

Para el enfermo cualquier pequeña imperfección adquiere una importancia exagerada y desproporcionada.

Las partes que más acomplejan son la nariz, el abdomen, los senos, los glúteos, las piernas y la boca, entre otros.