Salud

Expertos defienden la presencia del cirujano en todo el proceso diagnóstico del síndrome aórtico agudo

09-V-08. El diagnóstico precoz es clave en esta enfermedad, cuyo riesgo de mortalidad se incrementa un uno por ciento cada hora si no se inicia el tratamiento adecuado de manera inmediata.

“El diagnóstico precoz es clave en el síndrome aórtico agudo, una patología cuyo riesgo de mortalidad se incrementa un uno por ciento cada hora si no se inicia el tratamiento adecuado de manera inmediata”, ha apuntado el doctor Francisco J. Rodríguez, del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Madrid Montepríncipe, durante un simposio celebrado recientemente en este prestigioso hospital madrileño.

Esta patología implica la afección de la capa media de la arteria aorta, que puede ser de tres tipos: disección, hematoma intramural y úlcera penetrante. Además, según la localización, suele distinguirse entre tipo A -cuando la lesión se encuentra en la parte ascendente- y B -en la descendente-. Los síntomas del síndrome aórtico agudo son los mismos que los de la cardiopatía isquémica, por lo que “es básico que el médico sospeche ambas” situaciones, explica.

Según el doctor José Eugenio Guerrero, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos del  Hospital Universitario Madrid Montepríncipe, “el tratamiento no quirúrgico del síndrome aórtico agudo debe centrarse en la reducción de la tensión arterial, cuyas cifras suelen situarse muy por encima de lo normal en tres de cada cuatro pacientes diagnosticados”. Simultáneamente, y en la medida de lo posible, “habrá de mitigarse el dolor torácico asociado”, añade. La disección aórtica es la forma más peligrosa de esta patología, ya que “se trata de una urgencia quirúrgica en toda regla”, señala el doctor Ángel González Pinto, jefe del Servicio de Cirugía Cardiaca de Adultos del Hospital Universitario Madrid Montepríncipe. “Hay que cerrar la puerta de entrada y sustituir las zonas afectadas”, según este especialista, que también defiende la presencia del cirujano en todo el proceso diagnóstico.


Lo más destacado

Síntomas y tratamiento. Los síntomas del síndrome aórtico agudo, que puede ser de tres tipos (disección, hematoma intramural y úlcera penetrante), son los mismos que los de la cardiopatía isquémica, por lo que es básico que el médico sospeche ambas situaciones. El tratamiento no quirúrgico de esta patología debe centrarse en la reducción de la tensión arterial, cuyas cifras suelen situarse muy por encima de lo normal en tres de cada cuatro pacientes diagnosticados. La disección aórtica es la forma más peligrosa de esta patología, ya que se trata de una urgencia quirúrgica en toda regla.
Grupo HM. El Grupo Hospital de Madrid está formado por diversas empresas que gestionan diferentes hospitales médico-quirúrgicos privados, de gran cualificación técnica y humana. Dirigido por médicos y con el objetivo de ofrecer una medicina de calidad, los diferentes centros del Grupo HM se han dotado con una tecnología de vanguardia y con el personal mejor cualificado y más humano. Todos los hospitales del Grupo HM  funcionan de forma integrada. Para ello, existe una estructura corporativa con servicios centralizados, así como diferentes herramientas informáticas de gestión integral. Esto permite una actuación complementaria y sinérgica de estructuras, servicios y equipamientos, con el máximo aprovechamiento de los recursos tecnológicos y humanos.