Salud

El consumo de bebidas fermentadas contribuye a reducir el riesgo cardiovascular

31-III-09. La cerveza, el vino y la sidra son ricos en polifenoles y tendrían un mayor efecto protector que las bebidas pobres en estos compuestos

El consumo moderado de bebidas fermentadas (cerveza, vino o sidra) podría tener beneficios adicionales en la prevención de enfermedades cardiovasculares, debido al importante contenido en polifenoles, según las conclusiones de diversos estudios científicos de ámbito nacional e internacional presentadas a lo largo de la ponencia de Mercè Vidal, investigadora del Centro de Investigación de Nutrición Comunitaria (CREN) en el Parque Científico de la Universidad de Barcelona, dentro del ciclo de charlas organizado en el foro alimentario QUALIMEN en Zaragoza.

Muchos de los datos presentados por Vidal se basan, principalmente, en el estudio PREDIMED (estudio que analiza la eficacia de la Dieta Mediterránea en la prevención de la enfermedad cardiovascular), desarrollado por el Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínic de Barcelona, y que demuestra que “existen datos que indican que no todas las bebidas con contenido alcohólico son iguales. Las bebidas fermentadas de baja graduación (cerveza, vino y sidra), ricas en polifenoles, tienen un efecto protector adicional frente a enfermedades cardiovasculares que las bebidas pobres en estos compuestos como las destiladas de mayor graduación”.

Como conclusión a los datos presentados sobre la cerveza y su posible contribución a reducir el riesgo cardiovascular, Mercè Vidal recordó que, “si bien es sabido que el consumo abusivo de alcohol puede tener efectos negativos en la salud, existe un notable consenso entre la comunidad científica mundial sobre los efectos beneficiosos del consumo moderado de bebidas con contenido alcohólico sobre la mortalidad global y la cardiovascular en particular”.

Cerveza y Dieta Mediterránea

Otra de las conclusiones principales desarrolladas a lo largo de la charla de la investigadora ha sido que el consumo moderado de bebidas fermentadas puede formar parte de una alimentación saludable como la Dieta Mediterránea actual, por las propiedades que les confieren su baja graduación y las materias primas con las que están elaboradas. Por este motivo, ha asegurado Vidal, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), incluye en la Pirámide de la Alimentación Saludable –principal referencia en materia nutricional de nuestro país- las bebidas fermentadas (cerveza, vino, cava o sidra) de forma opcional y moderada.


De interés

Recuerde. La Dieta Mediterránea es quizá el modelo alimentario más saludable del planeta, hecho corroborado por numerosos estudios epidemiológicos y experimentales de nutrición que muestran que los países del Mediterráneo gozan de tasas de morbilidad por enfermedades crónicas más bajas y esperanza de vida más elevada.