Salud

El estudio de las mutaciones genéticas permitirá prevenir la muerte súbita cardiaca

26-II-07. Dos líneas de investigación se centrarán en los mecanismos que originan la fibrilación auricular, la arritmia más frecuente, y que conlleva mayores costes sanitarios. La tercera línea se centra en el estudio de mutaciones que producen arritmias genéticamente determinadas y que pueden ocasionar muerte súbita cardiaca.

La fibrilación auricular y las arritmias cardiacas genéticamente determinadas son las líneas de investigación a las que va a dedicar el científico y farmacólogo Juan Tamargo Menéndez, Catedrático de Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, el Premio Fundación Lilly de Investigación Biomédica Preclínica 2007, dotado con 200.000 euros.

Dos de las líneas de investigación en las que está trabajando el equipo del doctor Tamargo, y a las que dedicará el premio, se centran en la fibrilación auricular, la arritmia más frecuente y la que conlleva más morbilidad y mayores costes sanitarios. "Más del 6% de los pacientes mayores de 65 años presentan fibrilación auricular, cifra que supera el 15% en los mayores de 80 años", indica el profesor.

Recientemente su equipo ha descubierto que en pacientes con fibrilación auricular crónica disminuye la producción de óxido nítrico, por ello el primer estudio tiene como objetivo analizar cómo esos cambios en el óxido nítrico modulan las propiedades eléctricas de las células de la aurícula. El segundo estudio que se llevará a cabo pretende conocer cómo las estatinas, fármacos ampliamente prescritos en pacientes con hipercolesterolemia, influyen en los flujos de entrada de sodio y calcio y salida de potasio de las células cardiacas.

Muerte súbita

La tercera línea de investigación del equipo del profesor Tamargo analizará la muerte súbita cardiaca, una alteración que impide que el corazón suministre oxígeno al organismo y al cerebro. En España se producen cada año unas 30.000 muertes súbitas cardiacas asociadas a la contracción rápida e irregular de los ventrículos. "Hasta fechas recientes, se pensaba que la causa que provocaba la muerte súbita era la cardiopatía isquémica. Pero, cada vez tenemos más evidencias de que, en muchos casos, se debe a mutaciones genéticas que alteran los canales de potasio, sodio y/o calcio", presentes en las células del corazón, explica el profesor Tamargo. Para que el corazón bombee efectivamente es imprescindible que los iones de sodio, potasio y calcio que atraviesan esos canales fluyan con normalidad.

En este proyecto se pretende identificar y caracterizar las mutaciones responsables de las arritmias que aparecen en pacientes con síndromes de QT largo congénito y de Brugada. Según señala el profesor Tamargo, "estudiar las mutaciones que producen estas arritmias permitirá conocer su gravedad, aconsejar al paciente sobre qué medidas adoptar y diseñar estrategias terapéuticas para tratarlas". Para realizar estas investigaciones es imprescindible trabajar con muestras humanas. Por ello, estos proyectos se realizarán en colaboración con grupos de investigadores clínicos y básicos a nivel nacional e internacional. "La importancia sociosanitaria de la fibrilación auricular y las arritmias cardiacas que producen la muerte súbita cardiovascular justifican el interés científico, clínico y social de estas investigaciones", concluye el profesor Tamargo.



Lo más destacado

Datos. Más del 6% de los pacientes mayores de 65 años presentan fibrilación auricular, cifra que supera el 15% en los mayores de 80 años.

Muerte súbita cardiaca. Consiste en una alteración que impide que el corazón suministre oxígeno al organismo y al cerebro.