Salud

Cataluña, la Comunidad más avanzada en la implantación del "Código Ictus"

La OCU denuncia la desigual atención urgente al ictus en las Comunidades Autónomas.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha denunciado esta semana la gran desigualdad territorial que existe en nuestro país en el tratamiento urgente del accidente cerebrovascular (ictus). En un artículo publicado en la revista OCU SALUD Nº 70, se analiza el tratamiento y traslado urgentes del paciente con ictus - lo que se denomina Código Ictus -, a las unidades hospitalarias de referencia. El ictus es una enfermedad que en España supone la tercera causa de mortalidad, la segunda de demencia y la tercera de discapacidad grave.

Mejorar las secuelas

La mayoría de los ictus tiene un origen isquémico (son producidos por un coágulo que obstruye el flujo sanguíneo en el cerebro). Los ensayos clínicos han puesto de manifiesto que los tratamientos con fármacos específicos (en concreto con rTPA) obtienen buenos resultados mejorando las secuelas posteriores, pero para que sean eficaces se deben emplear en las tres primeras horas desde que se sufre el ictus. Para ello es primordial que el enfermo sea diagnosticado y conducido a una unidad especializada para ser tratado lo antes posible.

Con el objetivo de cumplir ese tiempo fundamental, se ha implantado en algunas Comunidades Autónomas y hospitales españoles, un sistema llamado "Código ictus" consistente en un protocolo específico de actuación coordinada entre los servicios de emergencia y las unidades de atención especializadas hospitalarias para diagnosticar y tratar de forma adecuada a los enfermos, con la finalidad de reducir significativamente la dependencia para realizar las actividades de la vida diaria, la necesidad de cuidados permanentes e, incluso, la mortalidad.

Tratamiento precoz

De las experiencias desarrolladas en España, según la OCU, es sin duda la llevada a cabo en Cataluña la que mejores resultados ha obtenido en el traslado urgente y el tratamiento precoz e integral de esta enfermedad. Ello debido a la creación de una red sanitaria formada por distintos niveles asistenciales (emergencias extra-hospitalarias, asistencia primaria, servicios de urgencia, unidades hospitalarias) bien coordinada por la administración pública sanitaria, con amplia participación de colectivos profesionales y acompañada de campañas informativas tanto a profesionales como a usuarios.

La puesta en marcha de este sistema requiere de unos recursos económicos que se ven sin duda compensados por los beneficios sociales que su funcionamiento aporta, ya que se reducen de forma significativa los gastos necesarios para atender las situaciones de dependencia consecuencia de la enfermedad. Sin embargo, la OCU denuncia que, aunque en teoría todos los pacientes con ictus en España tienen el mismo derecho a acceder al tratamiento especializado independientemente del lugar donde vivan, la realidad es bien distinta. Sólo en Navarra, País Vasco, y parcialmente en algunas áreas sanitarias de Galicia, Castilla- La Mancha, Madrid y en Extremadura (donde se incorpora próximamente) tienen implantados planes de "código ictus". En el resto de Comunidades no existen planes similares por lo que los enfermos que allí residen no tienen garantizada una adecuada atención temprana si sufren la enfermedad.

Por ello la OCU anima a los usuarios residentes en Comunidades Autónomas en las que no se ha desarrollado el "código ictus" a que se dirijan a las autoridades sanitarias de su Comunidad solicitándoles una valoración de las iniciativas de otras comunidades y la puesta en marcha de protocolos de este tipo.



De interés

Ictus. Es una enfermedad que en España supone la tercera causa de mortalidad, la segunda de demencia y la tercera de discapacidad grave. El ictus se produce por la repentina interrupción del riego sanguíneo en una parte del cerebro, lo que conduce a una rápida destrucción de las neuronas afectadas, ocasionando unas enormes secuelas físicas y psíquicas, e incluso la muerte de aquellos que lo padecen.

"Código ictus". Sólo en Navarra, País Vasco, y parcialmente en algunas áreas sanitarias de Galicia, Castilla- La Mancha, Madrid y en Extremadura (donde se incorpora próximamente) tienen implantados este plan sanitario.