Salud

Embarazo e hipertensión

20-II-2007. Los médicos aconsejan a las gestantes hipertensas mantener una actividad moderada y aumentar sus tiempos de reposo, incluso con periodos de siesta acostada sobre el lado izquierdo.

La mujer hipertensa adecuadamente controlada no tiene por qué tener problemas durante el embarazo, aunque sabemos que la hipertensión grave (cifras superiores a 180/110 mmHg) se asocia con mayor número de eventos como desprendimiento prematuro de placenta, prematuridad o sufrimiento fetal y es más frecuente el daño renal materno, informan desde la Sociedad Española de Hipertensión.

Sí es importante ajustar el tipo de medicamentos para el control de la presión arterial. Los controles en estos embarazos son más estrictos para detectar precozmente la aparición de problemas. Pero el resto de cuidados es similar al de una gestante normotensa.

Consejos

Recomendaciones generales del tratamiento de la hipertensión durante la gestación

  • Reposo: A diferencia de las recomendaciones de incrementar el ejercicio en los hipertensos en general, a la embarazada hipertensa se la propone mantener una actividad moderada y aumentar sus tiempos de reposo, incluso con periodos de siesta acostada sobre el lado izquierdo, porque tanto boca arriba como sobre el lado derecho, el útero grande comprime la vean cava y dificulta la buena circulación de la sangre. El reposo, mejora los edemas y ayuda a una correcta distribución del líquido corporal.
  • Dieta: rica en frutas y verduras, variada, sin embargo no se incluye la reducción calórica salvo en casos muy concretos y bajo estricta supervisión del médico y el dietista.
  • La sal: sólo se restringe el uso de la sal en aquellas gestantes hipertensas conocidas que ya respondieron a la reducción de sal en la dieta previamente, o en casos de insuficiencia renal o cardiaca. De lo contrario no se restringe la sal (dentro de un uso moderado de la misma).
  • Fármacos: alfametildopa, betabloqueantes, antagonistas del calcio, hidralacina o clonidina.
  • Necesidad o no de fármacos: Durante el segundo trimestre se produce un descenso de los valores de PA fisiológico y durante este tiempo puede ocurrir que sea factible prescindir de la medicación, no obstante ello debe realizarse, un vez más bajo estricta supervisión del médico y del obstetra.


Lo más destacado

Lactancia. Todos los agentes antihipertensivos pasan a la leche materna en mayor o menor grado, pero aún no se conocen los efectos adversos que pueden ocasionar en el lactante. El atenolol y la alfametildopa, las dos drogas más usadas durante la lactancia, aparentemente carecen de efectos adversos en el lactante. Si la madre requiere dosis altas o asociación de múltiples drogas antihipertensivas, es aconsejable suspender la lactancia.