Salud

Bemiparina resulta efectiva y segura en pacientes que requieren interrumpir el tratamiento oral con anticoagulantes, según un estudio

28-II-07. Los pacientes sometidos a una intervención quirúrgica o procedimientos diagnósticos invasivos, como colonoscopias o gastroscopias, respondieron positivamente al tratamiento con bemiparina como terapia puente. Después de 3 meses de seguimiento, ninguno de los 98 pacientes mostró episodios de trombosis.

Bemiparina resulta efectiva y segura como terapia puente para pacientes que deben interrumpir su tratamiento con anticoagulantes para someterse a gastroscopias o colonoscopias. Ésta es la conclusión principal del estudio prospectivo realizado durante un año por varios expertos bajo la coordinación del doctor Jordi Fontcuberta, Jefe de la Unidad de Hemostasia y Coagulación del Hospital de la Santa Creu i San Pau de Barcelona. Los expertos han querido comprobar la efectividad y seguridad de bemiparina, una heparina de bajo peso molecular de segunda generación, como terapia puente durante la interrupción en el tratamiento con anticoagulantes orales en pacientes sometidos a procesos quirúrgicos o de diagnóstico invasivos.

El Estudio, publicado en el número de febrero del International Journal of Clinical Practice -de reconocido prestigio-, ha servido como proyecto piloto para comprobar la eficacia de bemiparina como terapia puente en estos pacientes.

Resultados positivos

De los pacientes evaluados -48 hombres y 50 mujeres con una edad media de 71 años-, el 30,6% presentaba un alto riesgo de trombosis, debido a que eran portadores de una prótesis valvular mitral y/o aórtica. Durante la terapia puente con bemiparina, y finalizado el estudio después de 3 meses de seguimiento, ninguno de los 98 pacientes mostró episodio alguno de trombosis. Tampoco se observó ningún episodio hemorrágico mientras los pacientes estuvieron en tratamiento con bemiparina.

En la actualidad se estima que un 1% de la población española, alrededor de 450.000 personas, está en tratamiento con anticoagulantes orales, de los cuales el 60% tiene más de 60 años. De éstos, 250.000 pacientes padecen fibrilación auricular, 75.000 profilaxis secundaria a tromboembolismo venoso, 50.000 son portadores de prótesis valvulares metálicas cardíacas y 25.000 pacientes están en tratamiento por otras causas.

De los cerca de 450.000 pacientes que están en tratamiento con anticoagulantes orales, se estima que cada año alrededor de un 5% requiere una suspensión temporal del tratamiento anticoagulante oral, debido a la necesidad de ser sometido a una intervención quirúrgica o procedimiento diagnóstico invasivo.



Lo más destacado

Bemiparina. La bemiparina es una heparina de bajo peso molecular (HBPM) de segunda generación que tiene una potencia antitrombótica 8 veces superior a su capacidad anticoagulante (acción anti-Xa/anti-IIa 8:1), con un peso molecular más pequeño (alrededor de 3.600 D) y una semivida más prolongada que el resto de las HBPM de primera generación. La bemiparina ha sido descubierta y desarrollada por los Laboratorios Farmacéuticos Rovi S.A. y actualmente se comercializa o está en proceso de registro en más de 50 países del mundo.