Salud

Ser delgado no necesariamente protege de las enfermedades cardiovasculares

13-VIII-08. Un estudio de la Facultad de medicina Albert Einstein ha corroborado que la mitad de las personas que son obesas no tienen complicaciones en la salud, son metabolicamente sanos

Al menos la mitad de los adultos con sobrepeso y casi un tercio de los hombres y mujeres obesos no tienen complicaciones en su salud, poseen niveles normales de presión sanguínea, colesterol y otras mediciones cardíacas, según un estudio de la Facultad de Medicina Albert Einstein, en Nueva York (Estados Unidos), publicado en la revista 'Archives of Internal Medicine'.

Asimismo, ser delgado no necesariamente protege a las personas de las enfermedades cardiovasculares. De acuerdo con los resultados del estudio, casi el 25 por ciento de los adultos estadounidenses con un peso "normal" presentaban factores de riesgo para sufrir enfermedades coronarias y diabetes.

"Una proporción considerable de los adultos con sobrepeso y obesos de Estados Unidos son sanos metabolitamente, mientras una proporción considerable de adultos con peso normal expresan una serie de anormalidades cardiometabolicas, explicó la directora del estudio, Judith Wylie-Rosett.

El equipo de universidad analizó datos de 5.440 hombres y mujeres sedentarios que fueron examinados y completaron cuestionarios para los Sondeos de Salud Nacional y Examen Nutricional entre 1999 y el 2004. Así, descubrieron que más del 23 por ciento de quienes tenían un peso saludable, según su índice de masa corporal, tenía dos o más mediciones negativas.

El equipo no analizó las dietas de las personas, pero creen que la ubicación de la grasa corporal "es tan importante como la cantidad". "Muchos estudios demostraron que tener grasa visceral en y entre órganos internos puede ser más peligroso que tener grasa de más en muslos o nalgas", comentó la directora del estudio.

En este sentido, cuando el equipo de Wylie-Rosett midió circunferencias de cinturas, una forma común de estimar la grasa visceral, descubrió que más del 36 por ciento de las personas obesas  tuvieron resultados de análisis de sangre positivos.

Por otra parte, un estudio de la Universidad de Tubingen, Alemania, examinó a 314 personas con imágenes de resonancia magnética para analizar cuánta grasa corporal tenían y donde estaba ubicada. Los resultados descubrieron que la diferencia podría radicar en la presencia de grasa en el hígado ya que la mayoría de los hombres y las mujeres obesos estudiados tenían el corazón y las arterias sanas.


De interés

Según ha comentado la directora del equipo de la Universidad Albert Einstein de Nueva York, la ubicación de la grasa corporal "es tan importante como la cantidad". "Muchos estudios demostraron que tener grasa visceral en y entre órganos internos puede ser más peligroso que tener grasa de más en muslos o nalgas".