Salud

Aliskiren, primer inhibidor eficaz contra la hipertrofia ventricular izquierda

06-VIII-08. El tratamiento con aliskiren comprende además de una buena eficacia antihipertensiva, una potente acción cardioprotectora

Aliskiren demuestra en el estudio Allay su potencial protector contra la enfermedad cardiaca y renal, al reducir la hipertrofia ventricular izquierda (HVI), un importante factor de riesgo cardiovascular.

Aliskiren, el primer inhibidor directo de la renina (IDR), proporciona reducciones clínicamente significativas de la hipertrofia ventricular izquierda (HVI) -un factor predictor demostrado de enfermedad cardiovascular (CV)- similares a las observadas con el estándar terapéutico actual, según los resultados del estudio Allay, presentados en la reunión del American College of Cardiology, celebrado en mayo en Chicago (Estados Unidos).

La HVI, o engrosamiento anómalo del músculo cardíaco, con frecuencia es consecuencia de la hipertensión arterial. La HVI, que afecta aproximadamente a la tercera parte de los pacientes hipertensos, disminuye la capacidad del corazón para funcionar de forma eficiente y duplica el riesgo de eventos o muerte cardiovascular prematura.

El estudio Allay forma parte del mayor programa de estudios cardiorrenales en curso, conocido como Aspire Higher, con más de 35.000 pacientes en 14 ensayos. En el Aspire Higher se estudia aliskiren y la inhibición directa de la renina en diversas enfermedades renales y cardíacas que incluyen la neuropatía diabética y la insuficiencia cardíaca. Aliskiren es conocido como Rasilez en todo el mundo excepto en Estados Unidos, donde se conoce como Tekturna. Autorizado en Europa para el tratamiento de la hipertensión esencial, está pendiente en España de fijación de las condiciones de precio y financiación.

Según el estudio Allay, en el que participaron 460 pacientes hipertensos con sobrepeso y HVI de 8 países, la monoterapia con aliskiren redujo la HVI con igual eficacia que el antagonista de los receptores de la angiotensina (ARA II) losartán (-5,4 por ciento y -4,7 por ciento respectivamente) después de nueve meses de tratamiento.

Para José Ramón González Juanatey, del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, "es una excelente alternativa de terapia combinada, en este caso con una ARA II. Los resultados de este estudio garantizan que el tratamiento con aliskiren comprende, además de una buena eficacia antihipertensiva, una potente acción cardioprotectora, ya que está bien demostrado que la regresión de la HVI se acompaña de un mejor pronóstico, reduciendo el riesgo de complicaciones cardíacas, cerebrovasculares y de progresión de la disfunción renal".

Gracias a estos resultados, "el médico dispone de una importante evidencia científica, ya que el tratamiento con este fármaco, además de bajar la presión, presenta un efecto cardioprotector directo".

El estudio Allay "es el primero en demostrar que un antihipertensivo de nueva generación como aliskiren logra reducir la hipertrofia ventricular izquierda (HVI) al mismo nivel que el fármaco de referencia (losartan 100mg/día)".


Lo más destacado

Aliskiren, el primer inhibidor directo de la renina (IDR), proporciona reducciones clínicamente significativas de la hipertrofia ventricular izquierda (HVI) -un factor predictor demostrado de enfermedad cardiovascular (CV)