Salud

El antioxidante EGCG que se encuentra en el té verde puede prevenir la aparición de la diabetes tipo 1

24-X-08. “EGCG modula genes que suprimen la anormalidad en el nivel molecular en la glándula salival. Además rebaja considerablemente los niveles de autoanticuerpos, reduciendo algunos de los síntomas de la Diabetes tipo 1” explican los investigadores

Varios científicos estadounidenses han realizado un descubrimiento que afirma que el antioxidante EGCG que reside en el té verde puede prevenir y retrasar el inicio de la diabetes de tipo 1, actualmente sin cura.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune, que hace que el cuerpo se ataque. “Esta patología se incluye en la categoría de desórdenes autoinmunes y es una de las más habituales en los Estados Unidos ya que afectan aproximadamente el 8 por ciento de la población” afirma el Doctor Hsu.

Aunque por el momento únicamente se ha experimentado en animales si el resultado fuera óptimo en seres humanos se trataría de un gran descubrimiento ya que la diabetes de tipo 1 requiere inyecciones de insulina. Además al tratarse de un producto natural sin contraindicaciones no existiría peligro de que resultara perjudicial para el organismo humano.

Para lograr acercarse a este descubrimiento los investigadores trabajaron en el foco de esta enfermedad. Utilizaron ratones a los que administraron té verde y observaron que se redujo el daño de glándula salival, asociada con la diabetes de tipo 1.

A un grupo de ratones le administraron agua mientras que al otro le dieron una forma purificada de EGCG disuelto en el agua potable. En 16 semanas el segundo grupo de ratones tenían un 6,1% más de probabilidades de curarse de la diabetes.

Varias pruebas

“Nuestro estudio es significativo porque usamos un modelo de ratón con los defectos genéticos que causan síntomas similares al tipo humano 1 de la diabetes, entonces las células inmunes atacan el páncreas y glándulas salivales hasta que ellos están cada vez más sanos”, explicó el científico. “EGCG modula varios genes importantes, que suprimen la anormalidad en el nivel molecular en la glándula salival. Además rebaja considerablemente los niveles de autoanticuerpos, reduciendo algunos de los síntomas de la Diabetes tipo 1” explica el Doctor Stephen Hsu, biólogo.

El siguiente paso es realizar la prueba en humanos para determinar si las conclusiones de estudio se confirman también en las personas. “Si la expresión anormal de estos genes tiene los mismos resultados en la gente que en el modelo de animal, entonces la segunda etapa será la intervención y el tratamiento con una forma pura de EGCG” comentó.


Lo más destacado

Por el momento la diabetes tipo 1 no tiene cura conocida

El ensayo sólo se ha probado aun en animales y no en seres humanos