Salud

El Consejo Interterritorial aprueba el proyecto de Historia Clínica Digital común para el SNS

17-X-07. El proyecto permitirá el acceso electrónico de los profesionales sanitarios a la información clínica relevante de un paciente que viene de otra comunidad autónoma, con totales garantías de confidencialidad e integridad de los datos

El Pleno del Consejo Interterritorial ha aprobado el proyecto de Historia Clínica Digital común para el Sistema Nacional de Salud, que nace al amparo de la Ley de Cohesión y Calidad del SNS. Consensuada con todas las Comunidades Autónomas, la medida sienta las bases del intercambio electrónico de información clínica y de salud individual en el Sistema Nacional de Salud, con el fin de que los ciudadanos reciban la mejor atención sanitaria posible en cualquier centro o servicio del sistema sanitario público.

Para asegurar la viabilidad e idoneidad del proyecto, el Consejo Interterritorial ha decidido que se realice, en primer lugar, una experiencia piloto entre algunas Comunidades Autónomas. La historia clínica digital es un registro electrónico específicamente diseñado para facilitar la anotación de observaciones, acciones e instrucciones de manera automática y ofrece la posibilidad de acceso remoto a la misma en el ámbito del SNS a los profesionales debidamente autorizados.

Mejorar la atención sanitaria

La orientación estratégica que se propone para acceder a la información clínica de un paciente en el ámbito del SNS consiste en compartir conjuntos relevantes de datos clínicos. No se trata, por tanto, de promover el acceso indiscriminado de los profesionales sanitarios a las historias clínicas de los pacientes de fuera de su comunidad que les demanden atención, sino de seleccionar aquella información considerada clínicamente relevante y ponerla a disposición del ciudadano y de los profesionales que deban atenderlos en cualquier punto del SNS.

La implantación del proyecto será gradual. En primer lugar, se dará acceso a la información sintética que ya se produce rutinariamente (informes clínicos de alta de hospitalización, de consulta especializada, de urgencias, de atención primaria y de pruebas diagnósticas de laboratorio y radiodiagnóstico, entre otros). En una segunda fase, está previsto acometer actuaciones que requieren más esfuerzo en inversión, como es el acceso a la imagen diagnóstica. Como objetivo prioritario, se va a trabajar en el desarrollo de la denominada Historia Clínica Resumida del paciente con criterios básicos comunes, lo que posibilitará a los profesionales autorizados acceder en el conjunto del sistema sanitario. Este resumen, cuya utilidad es reconocida en el resto de países de nuestro entorno, es el núcleo esencial de información y está formado por el conjunto de datos de la salud de una persona que son relevantes para prestarle atención sanitaria. Su disponibilidad en el momento de producirse la asistencia al paciente en cualquier dispositivo sanitario se considera como un elemento de calidad de primer orden.



Lo más destacado

Protección de datos. El proyecto recoge, además, medidas dirigidas a garantizar de forma muy especial la protección de los datos de salud, dada la naturaleza especialmente sensible de estos datos y refuerza el papel del propio ciudadano en el acceso a los datos sobre su salud. Además, este sistema, prevé facilitar el acceso directo de los propios usuarios a sus datos de una forma segura. De este modo se pretende garantizar a los ciudadanos que los profesionales sanitarios que tienen que atenderles acceden a la información clínica necesaria desde cualquier centro del SNS y en cualquier momento. A su vez, se proporciona a los profesionales sanitarios herramientas de apoyo que facilitan su práctica clínica y contribuyan a mejorar la calidad asistencial.