Salud

El Congreso aprueba la Ley de Investigación Biomédica con amplio consenso

18-VI-2007. La ley busca el equilibrio entre la libertad de investigación y la protección de los derechos de las personas implicadas en la misma, estableciendo las garantías éticas y jurídicas necesarias.

La aprobación de la Ley de Investigación Biomédica da respuesta a las nuevas perspectivas de investigación surgidas como consecuencia de los últimos avances científicos ligados, entre otros aspectos, al uso de células madre, test genéticos o la creación de biobancos. Estas novedades precisan de una nueva regulación, no sólo en sus aspectos científicos sino también ético-jurídicos, acorde con el actual escenario en que se desarrolla la investigación. 

La nueva norma establece el marco legal necesario para que España no  se quede atrás en la investigación biomédica, fomentando este tipo de investigación y asegurando, al mismo tiempo, que se realiza con las máximas garantías éticas, de calidad y de seguridad. La puesta en marcha de esta Ley posibilitará que España se sitúe entre el grupo de países que lideran la investigación en el área de la biomedicina, en la que nuestro país cuenta con excelentes investigadores. 

El objetivo básico de la Ley de Investigación Biomédica  es que los ciudadanos se beneficien de los nuevos logros científicos que se puedan derivar de la misma para el tratamiento y prevención de las enfermedades, algunas de ellas sin alternativas terapéuticas en la actualidad, pero que este beneficio potencial se ajuste a los criterios éticos y jurídicos establecidos. 

En este sentido, la Ley busca el equilibrio entre la adecuación a los nuevos retos científicos y la protección de los derechos de las personas implicadas en la investigación cómo fórmula de garantía y confianza de la sociedad en la investigación científica.

Sobre esta base, la Ley recoge entre sus prioridades asegurar el respeto y la protección de los derechos fundamentales y proclama que la salud, el interés y el bienestar del ser humano que participe en una investigación biomédica prevalecerán por encima de intereses sociales o científicos.



De interés

- Marcos de garantías: Por los aspectos que regula, la Ley requiere de un sólido marco de garantías que certifique una investigación segura y respetuosa con los derechos humanos. Con este fin se crearán, tras la entrada en vigor de la ley, tres órganos colegiados: Los Comités de Ética de la Investigación, que se constituirán por parte de las Comunidades Autónomas o los organismos de los que dependa el grupo de investigación, la Comisión de Garantías para la Donación y Utilización de Células y Tejidos Humanos, que sustituye a la actual Comisión de Seguimiento y Control de la Donación y Utilización de Células y Tejidos Humanos, Comité de Bioética de España, adscrito al Ministerio de Sanidad y Consumo,

- Consentimiento y gratuidad: Toda investigación que se emprenda no sólo debe tener en cuenta el respeto a estos derechos, sino que estará basada en el consentimiento informado, la confidencialidad, la no discriminación y la gratuidad.