Salud

Europa necesitará en un futuro próximo un mayor número de médicos internistas

06-VI-2007. Dado el progresivo envejecimiento de la sociedad, los procesos migratorios o los nuevos modelos asistenciales, la figura del internista será clave en la atención sanitaria a la población.

Europa necesitará en un futuro próximo un mayor número de internistas, dadas las necesidades poblacionales como el progresivo envejecimiento de la sociedad, la inmigración o los nuevos modelos asistenciales hospitalarios. En España, esta especialidad médica deberá mantener su papel indiscutible en el medio hospitalario, pero también ha de consolidar su papel de “facilitador” de los trámites cada vez más complejos de los pacientes en un mundo altamente tecnificado. Además, las labores “puente” entre la atención primaria y el hospital de agudos y entre éste y las áreas socio-sanitarias serán también cruciales para la Medicina Interna, tal y como destacan los expertos que se han reunido en Lisboa en el marco del 6º Congreso de la Federación Europea de Medicina Interna (EFIM).

El doctor Ramón Pujol, presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y participante en el congreso, subraya que “la Medicina Interna se enfrenta a diferentes retos: a nivel asistencial, adaptarse a la nueva organización del sistema sanitario; en investigación, seguir en áreas de especialización sin perder la condición de médico de sólida base clínica; y en el área de la educación médica, liderar la innovación que en esta Europa en reconstrucción será totalmente imprescindible para el médico del siglo XXI y, especialmente, para el internista”. Como medidas necesarias para facilitar el desarrollo de la medicina interna en nuestro país, el doctor Pujol apunta que “la primera y fundamental sería que las autoridades sanitarias no duden del papel que los internistas realizan y pueden seguir realizando en el futuro”.

Al respecto, el doctor Pujol añade que la creación de nuevas áreas de conocimiento no se ha de hacer en detrimento de las que, como la Medicina Interna, han demostrado sobradamente su capacidad de asumir nuevas responsabilidades. “Ni la creación en su momento de especialidades como Geriatría o Medicina de Familia, por poner prácticas afines, puso en duda la persistencia de la Medicina Interna, por lo que las posibles nuevas áreas o capacitación han de definirse teniendo en cuenta las capacidades adaptativas y excelentes de muchos internistas que se ofertan para la implementación de nuevos modelos organizativos”.

La Medicina Interna en Europa

La especialidad de Medicina Interna está presente en todos los países europeos con unos objetivos, una visión y un papel indiscutible en la educación médica, comunes a todos ellos. Sin embargo, existen diferencias en diversos aspectos asistenciales y organizativos, dada la heterogeneidad de los diferentes sistemas de salud. Asimismo, es evidente la desigualdad en la duración de los programas formativos, debido por una parte a la distinta historia que ha tenido la especialidad, según hayan sido sus orígenes, y también a la diferente dependencia de los programas de formación de posgrado, ya sea de los departamentos universitarios o de la administración sanitaria.

En los países del sur de Europa la Medicina Interna se ha mantenido como una especialidad generalista de la que han surgido áreas de interés e internistas dedicados a ellas. Sin embargo en los países del Centro y Norte de Europa la Medicina Interna General coexiste en un mismo especialista con especialidades clásicas como la Cardiología, Neumología, Gastroenterología, etc... “Es decir, que la proporción y el papel que juegan los internistas generales es más importante en países como España o Portugal”, apunta el doctor Pujol, “pero por otra parte las especialidades médicas ‘tradicionales’ están más alejadas de la Medicina Interna”, concluye.



De interés

Medicina Interna. En España, esta especialidad médica deberá mantener su papel indiscutible en el medio hospitalario, consolidar su papel de “facilitador” de los trámites cada vez más complejos de los pacientes en un mundo altamente tecnificado y servir de “puente” entre la atención primaria y el hospital

Referencia en Europa. Los Grupos de Trabajo de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) constituyen un modelo de referencia en Europa para la proyección de la especialidad.