Salud

El consumo de aspirina puede evitar infecciones del hígado

28-I-09. Las moléculas conocidas como TLR bloquean los receptores que provocan la inflamación

La aspirina puede ser la solución para los millones de personas que sufren problemas de hígado como efecto secundario de otras medicinas, el abuso del alcohol o enfermedades de hígado relacionadas con la obesidad. Los expertos creen que este descubrimiento podría resucitar algunas medicaciones de diferentes enfermedades que se habían desterrado por sus efectos secundarios en el hígado. De este modo, si ahora se combinan con aspirina no habría problema para muchos enfermos.

Existe una clase de moléculas conocidas como TLR, que bloquean los receptores que provocan la inflamación, por lo que tienen un efecto similar al de la aspirina. De este modo, estos agentes parecen trabajar reduciendo la inflamación provocada por la herida, unos resultados que sugieren que la aspirina puede ayudar a prevenir y tratar los problemas de hígado, según ha explicado Wajahat Mehal, de la Sección de Enfermedades Digestivas y Departamento de Inmunobiología en Yale (Estados Unidos).

“Muchos agentes como las medicinas o el alcohol causan daños en el hígado, y hemos encontrado dos modos de bloquear la principal responsable de estas consecuencias" ha señalado Mehal, quien ha añadido: "Nuestra estrategia debe ser usar la aspirina diariamente para prevenir daños en el hígado, pero si esto ocurre, usar las moléculas TLR para tratarlo".

Combinar con otros tratamientos

Así, estos expertos creen que muchos buenos tratamientos médicos de otras enfermedades que hasta ahora habían sido desterrados por sus efectos secundarios en el hígado, pueden resucitar si se combinan con la aspirina. "Esto ofrece la posibilidad apasionante de reducir mucho dolor y sufrimiento en pacientes con enfermedades de hígado, usando este nuevo tratamiento y muy práctico" ha dicho Mehal.


De interés…

Los efectos contraproducentes de la aspirina principalmente son gastrointestinales, es decir, úlceras gástricas y sangrado estomacal. En pacientes menores de 14 años, la aspirina ha dejado de ser usada para el control de los síntomas de la gripe o de la varicela debido al elevado riesgo de contraer el síndrome de Reye.