Salud

España, un país longevo

01-I-08. Según un reciente estudio, los españoles poseen una media de esperanza de vida saludable de 72,6 años

España registra una de las esperanzas de vida saludable mayores de Europa, con 70 años para los hombres y 75,3 para las mujeres, según el Estudio de Realidad Demográfica de la Academia del Envejecimiento Saludable (AES) que se ha presentado en Bruselas. Según esta publicación, por delante de España sólo se encuentra Italia, con 71 años de esperanza de vida saludable para los varones y 76 para las mujeres. La cifra más baja de la Unión Europea se registra en Letonia, con 62,8 años, según informa el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos en una nota de prensa.

Estos datos, son el resultado de la creciente promoción de hábitos de vida saludables, la mejoría del sistema sanitario, y las nuevas tecnologías aplicadas a la salud. Sin embargo, el envejecimiento de la población redunda en un aumento de la demanda de servicios sanitarios, aspecto que debe considerarse en cualquier decisión en materia de política sanitaria.

El cuidado de la salud de los ancianos, no sólo consiste en un eficaz tratamiento de sus enfermedades, sino que incluye la prevención de las mismas, en cuya base radica la correcta alimentación y mantener un estilo de vida sano, no sólo para aumentar los años de vida, sino también su calidad. De ahí que desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos recomienden:

  • - Controlar el peso
  • Disminuir el consumo de grasas saturadas (embutidos, tocino, mantequilla, quesos grasos, nata, etc.)
  • Incrementar el consumo de grasas insaturadas (pescados, pollo, aceite de oliva. etc.)
  • Consumir alimentos que aporten fibra (pan integral, verduras, frutas leguminosas, etc.)
  • Evitar los alimentos hipercalóricos (azúcar y derivados, helados, chocolate, etc.)
  • Realizar ejercicio físico.
  • Suprimir el consumo de tabaco, alcohol o de cualquier droga de abuso.
  • Controlar el estrés.




Lo más destacado

Prevención. El cuidado de la salud de los ancianos, no sólo consiste en un eficaz tratamiento de sus enfermedades, sino que incluye la prevención de las mismas, en cuya base radica la correcta alimentación y mantener un estilo de vida sano, no sólo para aumentar los años de vida, sino también su calidad.