Salud

El Sistema Nacional de Salud contará con un Protocolo común para la detección, atención y seguimiento de los casos de violencia de género

25-IV-2007. El protocolo proporcionará a los profesionales sanitarios recomendaciones específicas tanto sobre detección de lesiones como sobre actitudes que puedan hacer sospechar que se encuentran ante un caso de violencia de género

La Ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, ha presentado el Protocolo común para la actuación sanitaria ante la violencia de género en el Sistema Nacional de Salud (SNS), que va a implantarse de forma efectiva este año y que proporcionará a los profesionales sanitarios pautas de actuación homogéneas para la prevención, diagnóstico temprano, atención y seguimiento de los casos de violencia de género en los centros de salud y servicios de urgencias.

La Ministra ha señalado que con este protocolo se pretende, además, sensibilizar al personal sanitario y a la propia sociedad sobre la gravedad del fenómeno de la violencia de género, que se ha convertido en uno de los mayores abusos contra los derechos humanos y en uno de los problemas de salud pública más extendidos en el mundo actual.

Apuesta del Gobierno

La Ministra ha subrayado que la violencia de género no es un problema privado, sino que el Estado, como garante de los derechos de los ciudadanos, tiene la responsabilidad de prevenir, investigar y penalizar esta forma de violencia. Así lo ha entendido el Gobierno español al aprobar la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, y en su cumplimiento ha venido trabajando el Ministerio de Sanidad y Consumo, en colaboración con otros Departamentos.

El Protocolo Común para la Actuación Sanitaria ante la Violencia de Género presentado ha sido elaborado por un grupo de trabajo de la Comisión contra la Violencia de Género del Consejo Interterritorial del SNS, coordinado por el Observatorio de Salud de la Mujer y compuesto por representantes de las CCAA, de la Delegación Especial del Gobierno para la Violencia de Género, del Instituto de la Mujer y de la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad y Consumo.

El Protocolo proporcionará a los profesionales sanitarios unas pautas de actuación homogéneas tanto en la atención y seguimiento, como en la prevención y diagnóstico temprano. La finalidad última es ofrecer orientaciones al personal sanitario del SNS para la atención integral -física, psicológica, emocional y social- a las mujeres que sufren violencia de género y que acuden a un centro sanitario.

Detección precoz

La Ministra ha señalado las dificultades que el grupo de trabajo ha encontrado a la hora de trasladar al contexto de la violencia de género el concepto de detección precoz, una práctica habitual en salud pública y que fue concebida para su aplicación a las enfermedades biológicas. Entre otras razones, porque en estos casos los servicios sanitarios tratan las consecuencias en la salud de las mujeres que han sufrido un problema social cuyas causas no son prevenibles sanitariamente.

"Esto significa que el enfoque clásico de detección precoz no se puede trasladar de forma mimética a este problema, ya que ni las posibilidades de tratamiento, ni las consecuencias para la mujer que sufre maltrato y para su familia son los mismos que en las enfermedades de base biológica".



De interés

Datos. Según cifras del Consejo de Europa, entre el 20 y el 25% de las mujeres europeas ha experimentado violencia física al menos una vez en sus vidas, y una de cada diez europeas ha padecido violencia sexual. Cuando se analizan en conjunto todas las formas de violencia, incluido el acoso, el porcentaje de afectadas alcanza un 45%.

Colaboración. El protocolo ha sido elaborado conjuntamente por el Ministerio de Sanidad y Consumo, las Comunidades Autónomas, la Delegación Especial del Gobierno para la Violencia de Género y el Instituto de la Mujer.